sábado, 10 de abril de 2010

De patrones a mitos

Los acontecimientos que pueden ser, y que de hecho, son predichos, se debe a que es posible la ubicación de patrones de comportamiento (matemática clásica).

Es curioso y contradictorio, pero en el caso de los terremotos, ha sido imposible la consolidación de patrones suficientes como para advertir con suficiente antelación, la presencia de uno de estos eventos.

Sin embargo, una vez ocurridos, sí se repiten algunos de los siguientes acontecimientos:

1.- Después de un sismo de alta intensidad (medida en grados Richter), surge casi inmediato, otro un poco menor.

2.- Las réplicas continúan por al menos dos semanas.

En el caso de los mitos, según relata Pedro F. Pérez y Ramírez en su artículo 'Cuando Mexicali tembló en 1927!', los terremotos de 1915 y de 1927, aquí en Mexicali, fueron antecedidos por una temporada de lluvias (como ocurrió en 2010) 'por lo que se estableció la creencia entre los pobladores de Mexicali, que a toda temporada de lluvias seguía una de temblores'.

Ni hablar ya de la creencia popular, de que los cambios repentinos en el clima, provocan el resquebrajamiento de las capas de la tierra, y los subsecuentes terremotos. Lo único, relacionado con cambios bruscos, que sí se ha demostrado científicamente, es la activación de la amiba de vida libre, pero ese, es otro tema.

1 comentario:

  1. Calor - Frio - Lluvias - Temblor... tiene sentido para mi!

    ResponderEliminar